El número 3 de la Calle Antonio Grilo


El número 3 de la Calle Antonio Grilo

Os traemos otra leyenda negra de esas que nos encantan sobre una calle de nuestro barrio vecino, Malasaña. Concretamente, el número 3 de la Calle Antonio Grilo. En este edificio se han cometido la friolera de 8 asesinatos desde 1945, en tan solo 19 años.

  1. El primer caso que abrió la veda a esta serie de muertes (señalar que ninguna de ellas está relacionada), fue en ese mismo año, donde unos ladrones asesinaron al camisero del primero.
  2. El segundo caso fue un asesinato múltiple y sucedió 17 años más tarde, en 1962, cuando un sastre mató en el 3ºD a su mujer y a sus cinco hijos antes de suicidarse.
  3. El tercer caso, fue dos años después del segundo, en 1964, también en el tercero, donde una mujer estranguló a su bebé, y fue encontrado metido en un cajón dentro del armario.

A todo el mundo le resultaba muy raro y desconcertante que en el mismo edificio hubiesen sucedido tales atrocidades en tan relativamente poco tiempo. Desde entonces, el número tres de la Calle Antonio Grilo se había ganado el apelativo de la Casa Maldita.

No obstante, queremos desarrollar la historia del segundo caso, ya que es el más terrible de todos, y fue el que más escandalizó a la sociedad madrileña en los años sesenta. Sucedió concretamente en el 3ºD. El 1 de mayo de 1962, el padre de la familia que vivía allí mató a sus cinco hijos y a su mujer antes de suicidarse él mismo pegándose un tiro.

El hombre, sastre de profesión, que según la prensa “estaba agobiado por la construcción de un chalet en la sierra”, dijo haber oído unas voces que le guiaron para cometer dicho crimen. Las armas que usó fueron un martillo y un cuchillo. No suficiente con haber matado a su familia, el colmo de lo macabro llegó cuando enseñó los cadáveres por el balcón, gritando que los había matado, justo antes de quitarse la vida.

antonio-grilo-sastre (1)

Si bien este edificio de la Calle Antonio Grilo abrió una curiosidad ante lo macabro y las leyendas, que recorrieron todos los rincones de Madrid, no es el único edificio de esta calle donde sucedieron crímenes. De hecho, nos debemos remontar dos siglos atrás, cuando esta calle se llamaba “La Calle de Las Beatas”, pero eso lo contaremos en otra ocasión.

A pesar de haber pasado varias décadas sin crímenes, la leyenda de la casa maldita ha corrido de boca en boca como la espuma desde entonces. Durante el 2014 una inmobiliaria de Malasaña, recibió el encargo de poner en venta un piso situado en este edificio, pero la gente que conocía la historia del inmueble o se documentaba un poco, decidía buscar en otro sitio, por razones obvias.

Al complicarse la venta, la inmobiliaria decidió publicitar el piso de una forma más particular: ofreciéndolo sólo a interesados por la crónica negra.

Hay 1 comentario

Add yours